miércoles, 30 de octubre de 2013

Entrevista: Mario Monforte

“No creo que ser artista sea un trabajo menos duro que trabajar en la construcción"

PAULA OLVERA- Mario Monforte estudió en la Universidad de Extremadura y posteriormente se especializó en fotografía. Natural de Extremadura, considera que Madrid no le ha dado las mayores oportunidades para desarrollar su talento ya que es una ciudad en la que existe mucha competitividad. No obstante, no ha cesado en su empeño de trabajar y aprender algo nuevo cada día. Se unió al mundo del arte en los años 90 y, desde entonces, ha participado en varias exposiciones en las que intenta transmitir los conceptos que ha creado para la obra y a la vez, ofrecer una mirada actual y diferente. Ha sabido adaptar perfectamente las nuevas tecnologías a su profesión, llegando a considerarse un community manager de sí mismo.


P: ¿Qué es lo más valioso que aprendió en la universidad?

R: Por desgracia tuve profesores retrógrados. Creo que no aprendí nada útil, pero a lo largo de mi vida, no he parado de aprender. Por eso, sé desde programar a debatir temas de ciencia o a pintar un óleo con la misma facilidad. Y mis hobbies van desde la moda hasta los videojuegos.

P: Se especializó en fotografía. ¿Qué le motivó a hacerlo?

R: Crecí con libros de entrevistas a Truffaut, Buñuel y Hitchcock por lo que tengo una visión muy cinematográfica y personal sobre la imagen. Iba a estudiar cine, pero trabajé desde muy joven y no pude. Durante los 90 hice street art, pintura y videoarte digital. Me considero artista, no fotógrafo. Es muy diferente. En las próximas obras me atreveré con todo tipo de técnicas.

P: El ser humano es una constante en su obra ¿Por qué?

R: No tengo temas predefinidos, surgen ideas mientras creo los conceptos. Me gusta ahondar en las emociones humanas y la gestión emocional; finalmente acabo transmitiéndolas al espectador, por ello la necesidad del retrato humano.


P: Centra parte de su trabajo en retratar a la sociedad contemporánea, ¿cómo la definirías?

R: Creo que a la sociedad actual la definiría como una sociedad de discapacitados emocionales, adictos a las redes sociales.

P: ¿Suele jugar en sus obras con la profundidad de campo para expresar diferentes significados a una misma imagen?

R: La estética es muy importante en la transmisión del significado de una obra. No solo utilizo la profundidad de campo o las imágenes, si no que se trata de un juego conceptual.

P: En su obra Metrópolis Árida nos ha dado la impresión de movimiento, ¿es algo que pretendiera?

R: No hay movimiento, a través de la sobriedad como método de exposición se plasman sentimientos como la tristeza, soledad o la lejanía de las ciudades.

P: Pixel Poetry refleja una sociedad en la que los objetos tecnológicos son amados y a los cuales se les pide la capacidad de amar. ¿Cree que esto puede ocurrir algún día?

R: Por supuesto, teniendo en cuenta todo lo que ha avanzado la sociedad en los últimos cuarenta años, convirtiéndonos en la sociedad de la información. Ya hay proyectos que investigan las emociones humanas a través de la tecnología como el Human Brain Project, aunque a mí me interesan más los procesos de plasmar las emociones y el cerebro a través del 3D, debido a la función plástica de estos proyectos. Quizás trabaje en esto en mis obras en un futuro.

P: ¿Con qué artista le gustaría colaborar?

R: Lo primero que me viene a la cabeza es ninguno. No me gustan los artistas. Aunque no me importaría colaborar con algunos de mis amigos y puede que también con desconocidos. Cualquier oportunidad es buena para desaprender y para crear. Surgen cosas muy creativas entre dos personas, al igual que puede ocurrir en el sexo.

P: ¿Qué ha sido lo más duro que se ha encontrado en su profesión?

R: Todo y a la vez nada. Es igual de duro que cualquier otro trabajo. He tenido muchos trabajos y quizás sea este el más duro, me paso desde que me levanto hasta que me acuesto trabajando, de sol a solo como se suele decir. No creo que ser artista sea un trabajo menos duro que trabajar en la construcción. Al menos en mi caso, el día que sea más reconocido y cotizado, quizás recoja el fruto de mi trabajo, aunque estoy seguro de que no pararé de trabajar.


P: ¿Y qué es lo más gratificante?

R: Cada persona que aprecia mi trabajo, ya sea un coleccionista, un curador o un galerista…  Me suelen llegar tweets, mensajes e emails de personas dispares de todo el mundo apreciando mi obra. Creo que la vez que más me emocionó fue una niña de Texas a la que su padre le había dado mi web y me preguntó datos para hacer un trabajo para el cole. A veces las cosas más sencillas, son las más gratificantes.

P: ¿Qué le gustaría plasmar en sus obras que no haya plasmado ya?

R: Miles de cosas, no tengo limitaciones para crear. Me gustaría crear nuevas obras sin parar.


P: ¿Cuál diría que es su meta profesional?

R: No parar de crear y ser reconocido dentro de lo que hago, más aún. Sé que esto no se consigue solo, me gusta ser trabajador y no pararé hasta conseguirlo


P: ¿De que tratan sus nuevos proyectos?

R: Es secreto (risas). Además, no podría explicártelo en unas solas líneas. Cuando realizo los statement para las series, los realizo bastante densos y a veces cuesta asimilarlos. Hay de todo, gente que se queda encantada de escucharme o como a un comisario a el que le expliqué un concepto y se lo tuve que repetir varias veces hasta que lo entendió.




No hay comentarios:

Publicar un comentario