domingo, 26 de mayo de 2013

Crítica: libro “Los capullos no regalan flores”

¿Todos los tíos son unos capullos o sólo los que nos gustan? 


PAULA OLVERA/AURORA SALVO - Hace un mes tuvimos la oportunidad de conocer en persona a Raquel Córcoles, más conocida como Moderna de Pueblo. La joven escritora acudió a nuestra universidad para presentar su segundo libro en la Semana Cultural de la Facultad. Desde que empezó a relatar el contenido de su nueva obra, supimos que queríamos leerla. Y, casualidades de la vida, uno de los ejemplares llegó a nuestras manos. Moderna de Pueblo fue estudiante de Periodismo en nuestra misma Facultad de Comunicación gracias a una beca Séneca, y sabe de primera mano los impedimentos que en ocasiones sufren las mujeres para encontrar un puesto de empleo. No obstante, ella ha podido desarrollar su labor como escritora y está teniendo mucho éxito. De hecho, tan sólo un mes después de la publicación de su segundo libro, ya sobrepasó la tercera edición.


Moderna de Pueblo publicó en marzo “Los capullos no regalan flores”, en el que relata las clases de chicos “capullos”. Ésta es la continuación de ‘Soy de pueblo, manual para sobrevivir en la ciudad’. En esta parte, Moderna de Pueblo ha añadido su toque personal para hablar de las relaciones sentimentales principalmente entre los más jóvenes, consiguiendo crear una historieta de lo más atractiva para los lectores.

A pesar de que no queremos desvelaros el contenido de la obra porque merece la pena ser leída, deciros que todo comienza cuando la protagonista de la historia, Moderna de Pueblo, abandona su pueblo natal y se dirige a la capital. A partir de este momento, la escritora no pudo continuar con su relación en la distancia y se podría decir que su chico de pueblo fue el primer “capullo” de una extensa lista que irá descubriendo el lector a lo largo del libro. Se podría decir que Moderna plasma con especial gracia a los típicos chicos que quieren tener una relación abierta y que en realidad, sólo causan problemas a la pareja. De hecho, la escritora cuenta que para “rehabilitarse” de sus situaciones sentimentales tuvo que volver a su pueblo dónde todo era muy diferente a la ciudad. A su vuelta a Madrid, la escritora supo aprovechar sus experiencias sentimentales para convertirse en una gurú de los tipos de relaciones que aparecen reflejados en este libro.

Según ha declarado la escritora, se ha basado en sus propias experiencias y en las de sus amigas, de hecho, los lectores (sobre todo las chicas), podrán identificar a la perfección a alguno de estos tipos. Se trata de situaciones reales, que a cualquiera le pueden ocurrir, contadas a través del tono agudo e ingenioso de las viñetas. Este formato contribuye a que el lector se adentre en la historia y pueda visualizarla consiguiendo que resulte muy ameno y sencillo de leer. La mejor forma de hacer un buen humor es contar anécdotas que el público reconozca y sepa que son verdad, un ingrediente fundamental en este libro que consigue que el lector pase un rato muy divertido. Busca y consigue hacer reír, pero lo importante es que no lo hace de forma forzada, no busca la risa fácil, sino que cuenta una historia perspicaz e inteligente. Por ejemplo, la risa está asegurada para los lectores en el momento en que Moderna de Pueblo relata cada historia sentimental a las personas que la rodean. Como es lógico, no utiliza las mismas explicaciones para su madre que para sus amigas y esto hace que la persona que esté leyendo el libro se sienta identificada según quien sea y se le escape una risa tonta. Además de las viñetas tan divertidas y el texto tan creativo, la escritora hace una recopilación de los tipos de flores que puede regalar un chico para que se sepa, a su juicio, cómo será.
 
Muchas mujeres se pueden sentir identificadas, porque la escritora plantea problemas que se le pueden presentar a cualquier chica. Por ejemplo, ¿conviene tener relaciones sexuales en la primera cita? Moderna de Pueblo, más que orientar a la lectora, en este caso, cuenta sus propias experiencias y en muchas, se puede observar cómo se acaba arrepintiendo a la mañana siguiente.

Uno de los puntos fuertes de este libro es que está redactado para los tiempos que corren, es decir, las cartas de amor que aparecían en determinadas obras, aquí son sustituidas por whatsapps y mensajes en redes sociales como Twitter o Facebook. Y es que Moderna de Pueblo tiene muy presente en toda la trama las nuevas tecnologías que en parte, también son las que condicionan las nuevas relaciones sentimentales.
 
En conjunto, el libro es una crítica ácida hacia cierto tipo de “capullos”, sin embargo, también retrata las reacciones de las chicas ante estas situaciones, consiguiendo una parodia muy equilibrada.

El mensaje que se percibe tras leer la historia en conjunto es que lo mejor es tomarse las cosas con buen humor, reírse de estas situaciones. Hay esperanza, porque no todos los chicos son unos capullos, aunque a veces, cueste encontrarlos. Y es que así como la escritora deja claro que te puedes encontrar a capullos en cualquier parte (en tu trabajo, una discoteca), a medida que avanzan las páginas, da a entender que también el amor de tu vida puede aparecer en el sitio que menos te lo esperas. Se podría decir que éste es el mensaje final del libro ya que a pesar de que la protagonista se desanimó en el proceso de búsqueda de su media naranja, todo acaba llegando tal y como se puede observar en la dedicatoria de cualquier ejemplar del libro. Después de esta crítica, ¿qué esperas para leerte “Los capullos no regalan flores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario